¿Quieres Ser Distribuidora Independiente Beuló?

Beuló Skin Care. Teléfono: 01 800 841 16 88. Correo: contacto@beulo.com

Eligiendo Nuestra Crema Facial para Piel Madura

Cuando se trata de la piel joven, muchas veces a los cuidados de la piel no se les da tanta importancia, ya que se encuentra en las mejores condiciones de humedad, tersura y tonicidad, sin embargo si no se trata la piel cuando se es joven, al llegar a una edad madura pueden surgir las consecuencias de los descuidos. Hoy les contaremos qué cuidados necesita una piel madura, además de la aplicación de su crema facial para retrasar los efectos del envejecimiento.

¿A qué llamamos edad madura? Alrededor de los 30 años el metabolismo comienza a hacerse más lento y la producción de las hormonas femeninas tienen un descenso considerable, por lo que la piel comienza a manifestar signos de cansancio que anteriormente no se reflejaban, ni siquiera después de una noche de desvelo y de consumo de alcohol. Al llegar a los 40 años, el consumo de alcohol, de tabaco, una deficiente alimentación y sobretodo la falta de una rutina de higiene y cuidado facial se reflejan dramáticamente.

Con la llegada de la menopausia viene otro cambio en la piel de las mujeres, y esta etapa llega entre los 45 y 55 años, dependiendo del organismo de cada mujer, y los efectos que traiga consigo también dependerán de si se está llevando una terapia hormonal de reemplazo y una alimentación saludable. Por esta razón podemos ver a mujeres con más de 50 años con una piel realmente linda y tersa, que las hace lucir mucho más jóvenes de lo que realmente son, sin importar su ropa, color de cabello o maquillaje que utilicen.

La menopausia es el cambio más importante que tiene la piel femenina en la edad adulta, y por ello se recomienda cuidarse de una forma diferente, ya que la llegada de la madurez no significa dejar de lucir bella y atractiva. En edades más avanzadas aún, entre los 70, 80 e incluso 90 años, la piel necesita ser cuidada también, aunque de forma más escrupulosa, y el llegar a una edad muy avanzada no está peleado con cuidar de la belleza y estética personal.

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, y esta cuenta con una importante capacidad de reparación y regeneración, pero esta cualidad se va perdiendo con el paso de los años, pues la piel es el órgano más expuesto a los elementos del exterior y es el que resiente todos los cambios internos, hormonales y alimenticios, y es donde todos ellos se reflejan y delatará nuestros hábitos y edad. Si no cuidamos nuestra piel desde la juventud, podremos aparentar mucha más edad de la que tenemos.

Los factores que pueden acelerar el envejecimiento de la piel son:

 Una alimentación deficiente.
 Los cambios hormonales.
 La exposición prolongada y sin protección ante el sol.
 Las enfermedades crónicas y los medicamentos para tratarlas.
 La falta de sueño.
 Estrés y cansancio.
 El consumo de agentes tóxicos como el cigarro y el alcohol.
 El sedentarismo y falta de ejercicio.
 No tener una rutina de cuidado de la piel, como retirarse el maquillaje por las noches, lavarse la cara y aplicarse crema facial con factor de protección solar.

Con el paso del tiempo, las personas que llegan a la edad madura comienzan a experimentar un adelgazamiento de la piel, ya que esta pierde capas y glándulas sebáceas (razón por la cual tendemos a sufrir más de frío después de los 40 años), la sequedad de la piel se incrementa así como la sensibilidad, la irrigación sanguínea se reduce y los vasos capilares sufren de falta de oxigenación y de nutrientes (por lo que es más fácil y frecuente la aparición de moretones); la piel experimenta una pérdida en el volumen y producción de colágeno y fibras de elastina, por lo que se empieza a perder la firmeza y esta es la principal razón por la que aparecen las arrugas y las manchas de sol.

Si bien no todas las personas sufren de estos problemas al llegar a una edad madura (algunos incluso los presentan desde mucho antes), es natural y común que se presenten en algún momento, ya que es parte del proceso natural de envejecimiento. Sin embargo el daño cutáneo también depende del tipo de piel que se tenga, por ejemplo las pieles más grasas en la juventud podrán lucir más jóvenes y con menos arrugas en la madurez, pues la producción de grasa habrá disminuido hasta normalizarse, sin embargo el problema de flacidez podría ser mayor. Por su parte, una piel seca puede experimentar muchos problemas con las arrugas y volverse muy sensible ante los elementos como el sol, pero puede tener menos problemas de flacidez.

Para mejorar la calidad de la piel en la juventud y cuidarla en la madurez, es muy importante utilizar tratamientos y técnicas antienvejecimiento, y la crema facial juega un papel muy importante en el rostro, pero también en el cuello y el escote, pues son zonas muy sensibles que pueden hacernos lucir envejecidos si no se cuidan correctamente.

Un cuidado integral de la piel se enfoca en prevenir el envejecimiento tanto interior como exteriormente, es decir, con una buena alimentación, actividad deportiva y con una rutina de higiene y cuidado, que incluya desde el desmaquillante nocturno hasta la aplicación de mascarillas o de exfoliantes periódicamente, para eliminar las células muertas y desobstruir los poros tapados por la acumulación de maquillaje y toxinas.

La mejor forma de ganarle la batalla a las arrugas, es prevenir su aparición, no permitirles que se formen nutriendo la piel con antioxidantes, vitaminas y minerales que conserven la integridad de las fibras de elastina y del colágeno que darán esa firmeza y elasticidad a nuestra piel.

Es muy importante que elijamos adecuadamente las cremas que vamos a usar en nuestro rostro, ya que un producto inadecuado puede provocar la obstrucción en los poros y la aparición de acné, además de provocar irritaciones o daños que dejen cicatrices; por su parte una crema Beuló, adecuada, estimulará la renovación y la formación de nuevas células, combatiendo la flacidez de la piel, y en el mejor de los casos, estimulando la formación de nuevo colágeno.

La elección de la crema facial (tanto para el día como para la noche) y del sérum también es muy importante, las cuales se tienen que aplicar también en el cuello y el escote, pues en estas zonas la piel es mucho más fina porque tiene menos glándulas sebáceas y por lo tanto debe ser nutrida de forma externa.

En la edad madura es muy importante el cuidado de la piel para retrasar los efectos del envejecimiento y mejorar la calidad y tersura en la piel, y para ello además de tener una buena alimentación se puede tomar antioxidantes naturales, así como alimentos ricos en omega 3, flavonoides como el Resveratrol, colágeno, vitamina D y calcio.

Las pieles grasas, aunque se resecarán con el paso del tiempo, pueden beneficiarse con productos que utilicen retinol para combatir el problema de la flacidez, ya que este incrementa la producción de células y de colágeno pues activa la circulación de la sangre; si bien las pieles grasas no requieren de cremas demasiado texturizadas o gruesas, sí requieren del aporte de lípidos y las cremas ligeras son las mejores. Es importante no olvidar que una piel grasa produce mucho sebo, lo que puede dar origen a granos o espinillas, por lo que la exfoliación es indispensable. Para este tipo de piel te recomendamos la Crema de Baba de Caracol Beuló.

Las pieles maduras con tendencia a secarse, son más finas y tienden a arrugarse más rápidamente, por lo que se recomienda el uso de exfoliantes suaves, como la de miel de Beuló, que puede ser en forma de mascarilla o de sérum suave, pero también se recomienda nutrir e hidratar la piel con la crema adecuada y el aceite puro de rosa mosqueta Beuló son de las más recomendadas. Te recomendamos la Crema Inteligente Día y Noche Beuló.

Por último, debemos saber que así como nuestro cuerpo necesita hacer ejercicio, nuestro rostro también lo necesita; el yoga, los pilates, el ejercicio cardiovascular nos ayudan a liberar la mente y a enfrentar las situaciones de estrés y cansancio mental, además podemos estimular la circulación sanguínea y el retorno venoso (importante para prevenir las várices), por lo que la piel en general tiene una mejor irrigación sanguínea y una más bella apariencia.

De este modo, también se recomienda realizar gimnasia facial para fortalecer los músculos de la cara, que si bien son muy pequeños, influyen en la flacidez del rostro, por lo que se recomienda que, junto con la rutina de higiene facial por las mañanas y por las noches, añadamos una breve rutina de ejercicios faciales, con los que el rostro lucirá más terso, joven y saludable.

Si aún no encuentras la crema facial y demás productos para conservar la belleza y la juventud de tu rostro, llámanos al 01 800 841 1688; en Beuló Skin Care contamos con todo aquello que estás buscando para retrasar la llegada del envejecimiento, mantener tu piel hidratada, suave y joven por mucho más tiempo.

Si te gustó el contenido de este artículo dale Me Gusta y Comparte:

¿Quieres Ser Distribuidora Independiente Beuló?

¿Quieres Aprender a Hacer Tratamientos Faciales Gratis?

En Beuló te capacitamos sin costo para que aprendas a hacer tratamientos faciales completos y con resultados inmediatos. CLIC AQUÍ...

Regístrate

Aparta tu lugar y no te pierdas nuestra próxima sesión de capacitación donde te enseñaremos técnicas faciales de uso diario.
Regístrate Aquí Sin Costo

Si deseas saber más sobre Beuló, llámanos al 01 800 841 16 88.

© 2018 Beuló Skin Care